OBSERVATORIO DEL PROGRAMA PRESIDENCIAL DE DERECHOS HUMANOS Y DIH

 


Departamentos y municipios del Suroriente


   CAQUETÁ         GUAVIARE         META        ZONA DISTENSIÓN

FUENTE: Oficina del Alto Comisionado para la Paz, Presidencia de la República.
Procesado y georreferenciado: Observatorio del Programa Presidencial para los Derechos Humanos y DIH, Vicepresidencia de la República.
Cartografía: Dane 2000.

ZONA DE DISTENSIÓN
La Macarena
Mesetas
San vicente del Caguán
Uribe
Vista Hermosa

 

META
1. Villavicencio
2. Acacías
3. Cabuyaro
4. Castilla la Nueva
5. Cumaral
6. Cubarral
7. El Calvario
8. El Castillo
9. Fuente de Oro
10. Granada
11. Guamal
12. La Macarena
13. Lejanías
14. Mesetas
15. Puerto Gaitán
16. Puerto López


17. Puerto Lleras
18. Puerto Rico
19. Restrepo
20. San Carlos de Guaroa
21. San Juanito
22. San Juan de Arama
23. San Martín
24. Uribe
25. Vista Hermosa
26. Mapiripán
27. Barranca de Upía
28. Puerto Concordia

 

CAQUETÁ
29. Florencia
30. Albania
31. Belén de los Andaquíes
32. Cartagena del Chairá
33. Curillo
34. El Doncello
35. Milán
36. Montañita
37. Morelia
38. Paujil
39. Puerto Rico
40. San José de Fragua
41. San Vicente del Caguán
42. Solano
43. Solita
44. Valparaíso

GUAVIARE
45. San José del Guaviare
46. Calamar
47. El Retorno
48. Miraflores

 

 

INTRODUCCION

En los departamentos de Meta, Caquetá y Guaviare la guerrilla y los grupos de autodefensa han recurrido a la violencia sembrando el terror, buscando con ello ampliar su influencia e imponer sus reglas en zonas que tienen un elevado valor estratégico para sus intereses. Esto es especialmente claro a partir de los años ochenta, cuando se registra una alta intensidad de la violencia en toda esta región que se evidencia en las elevadas tasas de homicidios, muy superiores a las de otros departamentos del país.

Hacia finales de los años setenta, las FARC comenzaron a registrar un crecimiento notable en Caquetá y Guaviare y en la región del Ariari en el Meta. A comienzos de los ochenta, el M-19 hizo sus primeros ensayos como guerrilla rural en el Caquetá. Simultáneamente con esta expansión guerrillera, se extendió el cultivo de marihuana y luego de coca en amplias regiones amazónicas. Desde la realización de la Séptima Conferencia de las FARC en 1982, su estrategia de largo aliento consiste en tender desde estas zonas de colonización del suroriente un cerco sobre la capital del país, articulando las acciones armadas con las movilizaciones sociales, y para conseguirlo, como se analizará en este estudio, ha desplazado varios frentes a lo largo del cinturón andino oriental.

Con las bonanzas ilegales, la dinamización de las economías locales y las migraciones en busca de fortuna, se acentuaron la desorganización social, la delincuencia común y las contradicciones entre la guerrilla y los narcotraficantes en torno al control de las zonas productoras de coca1. De tal suerte, hacia la segunda mitad de la década del ochenta se presentaron en forma sistemática hechos de violencia que cobraron un elevado número de vidas, en coincidencia con la expansión del modelo de las autodefensas de Puerto Boyacá al suroriente del país. Luego de expulsar a la guerrilla de la zona sur del Magdalena Medio, grupos seleccionados de las autodefensas ayudaron a entrenar a otros semejantes en Putumayo, la región del Ariari y los llanos del Yarí. Como se podrá constatar a través de la evidencia que se presenta aquí, hacia finales de los años noventa comienzan a ocurrir hechos de violencia que ponen de presente el resurgimiento de la actividad de los grupos de autodefensa en esta zona del país.

Se analizará también cómo la intensidad del conflicto armado, tradicionalmente elevada en el suroriente colombiano debido a la fuerte presencia guerrillera, a partir de 1998 ha tendido a reducirse coincidiendo con la creación de la zona de distensión para adelantar el proceso de paz con las FARC, en los 42.000 kilómetros cuadrados correspondientes al área de los municipios de Uribe, Mesetas, La Macarena, Vista Hermosa y San Vicente del Caguán. Si bien es cierto que el número de acciones propias del conflicto armado se incrementa en el país a partir de 1999, es preciso destacar que el proceso de paz iniciado con las FARC se expresa en una muy importante reducción en la intensidad del conflicto en el suroriente colombiano.




1 Barbosa, Reinaldo. "Frontera agrícola orinoquense: de la precariedad estatal a la crisis de derechos humanos", en Conflictos regionales, Amazonía y Orinoquía. IEPRI y FESCOL, Bogotá, 1998.
 

Inicio  | Introducción  | Capitulo 1  | Capitulo 2  | Capitulo 3  | Sinopsis  | Anexos